Faltan
Para el DOMINGO DE RAMOS

NUEVO AÑO, NUEVAS METAS

De nuevo nos encontramos ya inmersos en un nuevo curso musical para nosotros, el 2015/2016, año en el que nos quedamos ya al borde de cumplir la mayoría de edad. 17 primaveras contemplarán a nuestra formación, en la que muchas cosas han cambiado, y otras no tanto.

Han cambiado los uniformes, los instrumentos, los repertorios... En cambio, la esencia y el “alma” de todo esto no ha cambiado.

Seguimos siendo una banda comprometida con la calidad y el buen gusto, entendido a nuestra manera. No queremos ser ejemplo ni referencia de nada, simplemente analizamos y desmenuzamos cada composición que se propone montar, porque es nuestra forma de entender la música procesional, y lo que no consideramos adecuado a nuestras características, que no necesariamente significa que no sea bueno o válido, no lo incorporamos. Insisto, no nos creemos mejores ni peores que nadie ni pretendemos establecer los cánones de nada, simplemente es lo que a nosotros nos “encaja” o no, y siempre hemos intentado hacerlo desde el respeto. A veces nuestra reticencia a montar ciertos temas no se han valorado en la medida que creemos deberían, ya que como siempre hemos hecho, hemos buscado música que encaje en nosotros y en nuestra manera de entender la música, y que ello no implica que unas composiciones que no nos encajen no sean marchas muy válidas para cualquier otra banda que sí lo considere oportuno, a pesar de que este hecho, haya podido implicar el que no seamos una banda “popular”.

De la misma forma nos ha ocurrido con uniforme, instrumentos, etc. Este año, música e instrumentos van a venir de la mano, ya que este año sí hemos incorporado la corneta de dos pistones, hecho que nos abre el abanico compositivo y nos permitirá incluir marchas que consideramos merecen muy mucho la pena llevar en un repertorio variado y con calidad.

En lo referente al uniforme, este verano, en la Magna Mariana celebrada en Córdoba, estrenamos un nuevo uniforme de verano, buscando lo mismo que buscamos en todo lo que hacemos: elegancia, sencillez, y sobriedad. Quizás por esto no seamos una banda de multitudes, pero a nosotros nos llena, y por ello, pensamos que en el trabajo y en la constancia está el éxito, y que algún día se dará la vuelta la tortilla.

Paz y Bien.